Reflexiones tras el cierre de Megaupload

Desde el cierrre de Megaupload la pasada semana, son muchas las voces que se han pronunciado al respecto. Por citar sólo algunas que sigo a través de Google Reader: Andy Ramos, Jorge Campanillas, Microsiervos, Enrique Dans, David Maeztu, etc. Asimismo, he leído el escrito de la acusación (PDF).

Por resumir, el Departamento de Justicia de Estados Unidos y el FBI detuvieron, el pasado 5 de enero, a siete responsables de la empresa Megaupload Limited por presuntos delitos relacionados con infracción de propiedad intelectual y blanqueo de capitales. Se estima que las actividades realizadas a través de esta empresa y otras satélites desde el año 2005 han supuesto perjuicios a los titulares legítimos de los derechos que rondan los 500 millones de dólares. Junto a lo anterior se estima que, gracias a la publicidad y a los pagos de los usuarios de cuentas premium durante ese periodo, han podido acumular beneficios cercanos a 175 millones de dólares.

A continuación, algunas reflexiones al respecto.

1)      Actuación desmesurada: En primer lugar, me ha parecido desproporcionada la actuación llevada a cabo por la autoridad estadounidense competente contra la “Mega Conspiracy“. Me pregunto si no era posible la adopción de medidas menos drásticas que el cierre del servicio sin previo aviso a los usuarios del mismo. No olvidemos que, si bien es cierto que en Megaupload se almacenaba contenido protegido por derechos de autor -películas y música- y se incitaba a los usuarios a subir el mismo, no es menos cierto que había un porcentaje de usuarios que utilizaba este servicio para almacenar y compartir contenido de carácter personal que, con toda seguridad, no infringía derechos de terceros. Y el escrito de acusación se olvida proteger (ni siquiera menciona) los derechos de estos últimos. Es más, desde el cierre del servicio no se ha leído ninguna explicación sobre si los usuarios podrán acceder a su contenido y, en su caso, cuándo ocurrirá.

2)      ¿Se va a actuar contra servicios muy similares?: Por otro lado, considero que uno de los presuntos delitos de los que se acusa a la “Mega Conspiracy“, en concreto el referido a infracción de derechos de autor, también es cometido por servicios como YouTube, Dropbox, Fileshare, Filesonic, Rapidshare, etc. En definitiva, estos servicios permiten a sus usuarios subir contenido para que el mismo sea accesible por terceros, sin que exista una verificación previa de si éste vulnera o no derechos de terceros. Y a pesar que, tras el cierre de Megaupload, servicios similares han eliminado la opción de compartir documentos con otros usuarios (otros no), ello no les exime de responsabilidad por lo que han venido haciendo hasta ahora. Aquí podéis ver las posturas adoptadas por los servicios alternativos a Megaupload desde el cierre de éste.

3)      ¿Qué ocurrirá si se elimina el contenido de la industria del entretenimiento de los servicios de “descarga directa”? En este supuesto, apuesto por una estampida de usuarios de este tipo de servicios de “descarga directa” (redes centralizadas) a otros servicios tipo “torrent” (redes semidescentralizadas). Y de ser así, salvo que se persiga a los usuarios o se adopte alguna medida de calado frente a las operadoras, será prácticamente imposible detener esta nueva situación. En este escenario, los usuarios seguirán consumiendo contenido de la industria del entretenimiento dando la espalda a las alternativas que proponga la industria. Y ello porque, aunque no todos, son muchos los que piensan que no hay nada que pueda ofrecerles la industria que pueda competir con tener todo el contenido a disposición de forma gratuita.

4)      Posibles soluciones frente a la piratería. Para que esto no ocurra y los usuarios se planteen consumir contenido abonando una contraprestación económica a los titulares de los derechos, los usuarios demandan un servicio que aporte un valor añadido. Se proponen varias ideas al respecto:

  • Que se ofrezca la opción de “descarga directa” o streaming en distintos formatos sin DRM.
  • Que se de la opción del visionado en versión original y los distintos idiomas en los que haya doblaje, incluyendo subtítulos.
  • Que se permita el acceso al contenido de estreno en los distintos paises al mismo tiempo, independientemente de la ubicación del usuario.
  • Que se ofrezca un precio atractivo y una forma de pago sencilla
  • Que se permita acceder a todo el contenido en una única plataforma. En este sentido, Spotify ha realizado un gran esfuerzo en el mundo musical y ha conseguido gran cantidad de adeptos.

Seguiremos de cerca el desarrollo de este asunto que, según parece, ha supuesto un punto de inflexión en la forma en que los usuarios han venido consumiendo contenido de la industria del entretenimiento.

Publicado en: miguelangelmata.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*